Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
"VIAJES NATIONAL GEOGRAPHIC" RECUPERA EL RELATO ORIGINAL DEL DESCUBRIDOR DE LA CIUDADELA

Machu Picchu, "no hay en los Andes lugar mejor defendido por la naturaleza"

"En 1911, dedicado a la búsqueda de Vitcos, la última capital inca, descendí el valle del Urubamba para pedir razón de la ubicación de las ruinas". Es el comienzo del fascinante relato con el que Hiram Bingham narró su descubrimiento de la ciudadela de Machu Picchu hace poco más de un siglo. Reconocida como una de las Siete Maravillas del Mundo, la fortaleza inca es hoy uno de los destinos viajeros por excelencia. La revista "Viajes National Geographic" publica este mes un suplemento con el relato original de aquel descubrimiento escrito por el propio Bingham en el "The National Geographic Magazine" de abril de 1913, acompañado de medio centenar de fotos y gráficos originales de aquella expedición.

La ciudadela de Machu Picchu, en lo alto de los Andes peruanos. Foto: Marino Holgado Hiram Bingham llegó a Machu Picchu en julio de 1911 | Foto: Marino Holgado

Marino Holgado  |  Madrid  | Actualizado el 16/05/2012 a las 10:41 horas

Portada del especial de "National Geographic" sobre Machu Picchu y su descubridorPortada de la revista | Foto: National Geographic

Con 35 años y una carrera como profesor ayudante de Historia Latinoamericana en la Universidad de Yale (Estados Unidos), Hiram Bingham se encontraba en julio de 1911 muy lejos de las aulas. "No hay en toda América del Sur un valle con tan variopintas bellezas y tantos atractivos, - escribió Bingham en su informe a la National Geographic Society y a su propia universidad-. No sólo posee picos nevados, grandes precipicios graníticos, algunos de los cuales caen 2000 pies a pico, y una densa selva tropical; asimismo abunda en vestigios de las proezas arquitectónicas de una cultura pretérita". Se refería al valle peruano del Urubamba, al norte de la ciudad de Cuzco.

Conocido ahora como el Valle Sagrado de los Incas, lugar donde el viajero puede visitar lugares espectaculares como Pisac, Ollantaytambo o Sacsayhuaman, Bingham lo recorría hace un siglo por una carretera recién construida por el gobierno. "En una pequeña plantación llamada Mandor Pampa... (el propietario de una cabaña) afirmó que en lo alto de los magníficos precipicios de las inmediaciones existían ciertas ruinas en un lugar llamado Machu Picchu, además de otras aún menos accesibles en Huayna Picchu, en una cima que no distaba demasiado de nuestro campamento", escribía el explorador.

El año pasado recorrí el sur de Perú. En plena celebración del centenario de Machu Picchu las autoridades peruanas se cuidaron mucho de hablar de descubrimiento. Bingham no fue el primero en llegar a la ciudadela inca. Nueve años antes, en 1902, ya puso sus pies en el lugar un hacendado cusqueño, Agustín Lizarraga. Por eso, en 2011 el gobierno peruano celebró el centenario del "redescubrimiento" o del "descubrimiento científico" de Machu Picchu.

El río Urubamba, desde Machu Picchu. Foto: Marino HolgadoEl río Urubamba, desde Machu Picchu | Foto: M. Holgado

No hay en el relato de Bingham mención alguna a quienes llegaron antes que él. Lógicamente, los habitantes de la zona sabían de la existencia de las ruinas, no de su importancia, y ayudaron a Bingham a llegar a ellas. Durante la ascensión, el aventurero norteamericano llegó a creer que perdía el tiempo. "A nuestro alrededor se alzaban los magníficos picos del cañón del Urubamba, mientras que 2.000 pies más abajo las aguas del estruendoso río, que describía una amplia curva, defendían tres lados de la cresta cuyas alturas explorábamos en busca de ruinas".

"De pronto nos encontramos sumergidos en un bosque tropical, a la sombra de cuyos árboles distinguimos un laberinto de muros antiguos, las ruinas de unos edificios levantados con bloques de granito, algunos de lo cuales revelaban el hermoso ensamblaje propio del estilo más refinado de la arquitectura inca. Unas varas más allá dimos con un pequeño espacio abierto en el que se alzaban dos espléndidos templos o palacios. La extraordinaria calidad de la cantería, la presencia de tan magníficos edificios y de lo que se antojaba un número desacostumbrado de viviendas de excelente factura, me indujo a creer que Machu Picchu quizá se revelaría como la ruina de mayor tamaño e importancia de todas las descubiertas en América del Sur desde la época de la conquista española".

Cada vez que he visitado lugares como Machu Picchu, Angkor, Chichen Itzá o Tikal siempre pienso en cómo se lo encontraron los primeros que llegaron allí: ruinas tapadas por la vegetación, imposibles de ver en su conjunto y, quizá, sin posibilidad también de imaginar en toda su grandeza hasta que la ciudad entera era recuperada y limpiada. "Cuatro meses de desbroce y excavación, -explica Bigham en su relato-. No pude evitar recordar las dos jornadas de trabajo de un obrero que dedicamos a borrar de los hermosos muros de granito los toscos autógrafos de carbonilla dejados por los peruanos que visitaban la zona".  Las fotos que realizó aquella expedición ya dan idea de la grandiosidad de Machu Picchu. La ciudadela aparece limpia de vegetación, con sus casas, templos, calles y barrios bien definidos.

Muchas veces, las nubes llegan a Machu Picchu desde abajo. Foto: Marino HolgadoMuchas veces, las nubes llegan a Machu Picchu desde abajo | Foto: Marino Holgado

Los expedicionarios localizaron esqueletos de sus antiguos moradores en nichos funerarios. "Las cuevas funerarias suelen encontrarse en las laderas de la montaña, por debajo de las ruinas; como se hallan en puntos poco menos que inaccesibles y cubiertos en mayor o menor medida por una densa jungla tropical, la labor de visitarlas y excavarlas resultó extremadamente ardua...". "El espacio llano más amplio de la ciudad fue cuidadosamente gradado y abancalado para darle un uso agrícola, de forma que los habitantes tenían la posibilidad de mantenerse provisionalmente con sus frutos en caso de asedio", señala Bigham en referencia a las terrazas agrícolas.

El informe publicado por "The National Geographic Magazine" en 1913 recoge todo el trabajo de la expedición, no sólo en Machu Picchu, también en Cuzco, en el valle del Urubamba y en otras zonas del sur de Perú. Y deja clara la admiración del expedicionario por el pueblo inca: "Pueblo megalítico que dejó estructuras ciclópeas tales como las fortalezas de Sacsayhuamán y Ollantaytambo".

La ciudadela de Machu Picchu, rodeada por una naturaleza espectacular. Foto: Marino HolgadoLa ciudadela de Machu Picchu, rodeada por una naturaleza espectacular | Foto: Marino Holgado

He estado un par de veces en Machu Picchu. Cuando alguien me pregunta lo que más me gusta del lugar, siempre respondo lo mismo: el entorno. Esta misma ciudadela, construida en el fondo de un valle, serían unas ruinas incas más. Aquí arriba, a 2.438 metros de altitud, rodeada de una naturaleza espectacular, se convierte en un lugar único. Leyendo el relato de Bigham veo que, hace un siglo, las sensaciones del viajero eran las mismas. "Los incas eran, no cabe duda, amantes de los bellos paisajes... Ni la arquitectura ni el inmenso trabajo de cantería... dejan en la mente del visitante mayor impronta que la belleza y grandiosidad inefables del entorno".

El mito de Machu Picchu pervive. La ciudad provoca más preguntas que respuestas. Nadie sabe aún cuál era la finalidad de éste lugar. Aunque los incas eran amigos de construir siempre en lo alto, en este caso el lugar elegido sobrecoge. Y más aún pensar en el esfuerzo de construir aquí arriba una ciudad del tamaño de ésta. "Hasta donde yo sé - concluía Hiram Bingham-, no hay en todos los Andes un lugar mejor defendido por la naturaleza".

Compartir en:
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Sociedad y Cultura de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en sucesos, tribunales o inmigración, entre otros temas. Lleva 26 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana