Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
La ciudad de los mil templos de Laos

Luang Prabang, el encanto de Asia tal como era

Tomo un zumo de mango en una terraza desde la que observo del unión de dos ríos. El caudaloso Nam Khan se funde aquí con el río madre del sureste asiático, el Mekong. Los barqueros de las alargadas embarcaciones muestran aquí toda su pericia, navegando entre las rápidas corrientes al juntarse las aguas. Detrás de mí, en la península formada por los dos ríos, me espera una de las ciudades más apasionantes de Asia, Luang Prabang. La capital espiritual de Laos es su principal atractivo turístico: espectaculares templos, un pasado colonial en forma de arquitectura y una pausada vida bajo el sopor del calor y la humedad del trópico.

El templo de Wat Xieng Thong, cinco siglos de historia en Luang Prabang. Foto: Marino Holgado El templo de Wat Xieng Thong, cinco siglos de historia en Luang Prabang | Foto: Marino Holgado

Marino Holgado  |  Luang Prabang (Laos)  | Actualizado el 27/05/2014 a las 10:27 horas

Son las cinco y media de la mañana. Ya ha amanecido en Luang Prabang. No hay coches por las calles del centro histórico. Sólo algunos vecinos, mujeres sobre todo, que esperan sentados en el suelo. El silencio y la tenue claridad de los primeros minutos del día dan un aspecto irreal a las calles vacías con casas de sólo dos alturas. El vivo color naranja de las túnicas de los monjes que aparecen por una esquina indican que la ceremonia ha comenzado.

Cada día, al amanecer, somos testigos de la ceremonia del Binthabat. Foto: Marino HolgadoCada día, al amanecer, somos testigos de la ceremonia del Binthabat | Foto: Marino Holgado

Es el Binthabat. Docenas de monjes de la ciudad de los mil templos recorren las calles en silencio. En filas de uno, descalzos, llevan en sus manos unos cuencos para recoger las ofrendas en forma de comida de sus fieles: arroz, en la mayoría de los casos, también fruta. El caminar de los religiosos apenas se detiene, reciben las dádivas, siguen caminando y desaparecen por otra esquina. Nadie cruza una sola palabra con nadie. Y así todas las mañanas, a la hora del amanecer de todos los días del año.

Camino desde la calle Sisavangvong, la principal del centro histórico, hacia el río Mekong para regresar al hotel y seguir durmiendo mientras la ciudad comienza ya a desperezarse. En una de las pequeñas calles que cruzo, a un paso del antiguo Palacio Real, uno de los mercados matinales de Luang Prabang está ya en plena actividad. Sus puestos callejeros muestran la mercancía: frescos pescados recién traídos del río, frutas, varios tipos de arroz, el alimento base de este país del sureste asiático... La vida aquí, como en todas las ciudades del trópico, comienza temprano.

Luang Prabang se asienta en la confluencia de los ríos Nam Khan y Mekong. Foto: Marino HolgadoLuang Prabang se asienta en la confluencia de los ríos Nam Khan y Mekong | Foto: Marino Holgado

Hasta 1989 Laos permaneció cerrado al turismo. Hoy es uno de los destinos de la zona más apreciados por quienes buscan lugares con una cierta autenticidad, aunque gran parte de la economía local gire ya en torno al maná de los visitantes extranjeros. La península formada por la unión de los ríos Mekong y Nam Khan es el centro histórico de Luang Prabang. Con su mezcla de templos budistas y arquitectura colonial francesa, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1995.

Tuk-tuks y arquitectura colonial, un paisaje habitual de Luang Prabang. Foto: Marino HolgadoTuk-tuks y arquitectura colonial, un paisaje habitual de Luang Prabang | Foto: Marino Holgado

La ciudad no tiene mil templos, como dice su apodo, pero sí medio centenar, espléndidamente conservados. Templos que no son sólo piezas de arte para visitas de los turistas, sino en gran medida centros sociales vertebradores de la vida de sus habitantes. Es fácil contemplar en ellos ceremonias religiosas, momentos para el rezo, fieles recibiendo la bendición de los religiosos o, simplemente, monjes deseosos de charlar con los viajeros y escuchar retazos de la vida en otros países, vivencias que nos les enseñan en su formación religiosa.

Momento de oración en uno de los templos budistas de Luang Prabang. Foto: Marino HolgadoMomento de oración en uno de los templos budistas de Luang Prabang | Foto: Marino Holgado

El Wat Xiengthong es, quizá, uno de los templos más interesantes. Construido hace casi cinco siglos, en 1560, es un amplio recinto con varias construcciones en las que destaca la decoración de sus paredes. Como permaneció durante gran parte de su historia bajo tutela de la antigua monarquía laosiana, aquí se guarda una carroza fúnebre real y también varias urnas funerarias de los miembros de la familia regia. Es sólo uno de los muchos templos que el viajero puede encontrar paseando por las calles de Luang Prabang. Cualquiera de ellos puede depararle muchas sorpresas.

Porque Luang Prabang es una ciudad que invita al paseo sin rumbo, a caminar relajadamente bajo el sofocante calor tropical, a esperar que pare la lluvia mientras tomas un jugo natural de frutas o una Beer Lao en cualquiera de sus muchas terrazas. Aquí se han conservado muchas casas de la época colonial francesa, convertidas ahora en pequeños hoteles, en galerías de arte o en restaurantes. Junto a algunos de estos edificios sus propietarios han aparcado coches de aquellos años para darle una ambientación completa al lugar. Incluso puedes cruzarte con algún jeep de los años de la guerra del vecino Vietnam que tanto afectó a Laos.

Arquitectura colonial y un coche de época en Luang Prabang. Foto: Marino HolgadoArquitectura colonial y un coche de época en Luang Prabang | Foto: Marino Holgado

Visitar el antiguo Palacio Real, donde pueden verse las habitaciones y los salones en los que hacía su vida la familia real de Luang Prabang hasta ser destronados en 1975; subir los cien metros del monte Phu Si, preferiblemente al atardecer, para ver la ciudad desde lo alto y el sol ocultándose tras las colinas de la otra orilla del Mekong; o pasear por la orilla de este río de intensa actividad, espina dorsal del sureste asiático... Es mucho lo que se puede hacer en esta ciudad hasta la caída del sol.

Porque una vez llegada la noche, acabo el día como lo empecé, en un mercado, pero muy diferente del que visité por la mañana. El mercado nocturno de Luang Prabang es uno de los más conocidos de esta zona del mundo. Ocupa gran parte de su calle principal, Sisavangvong, y aquí puede comprarse de todo: telas, artesanía, plata, lámparas, cuadernos artesanales... También comida de los puestos callejeros y refrescantes zumos de frutas. Todo sin agobios, sin demasiados compradores y en una atmósfera relajada en la que da pereza incluso regatear.

El mercado nocturno de Luang Prabang, un cita ineludible para las compras. Foto: Marino HolgadoEl mercado nocturno de Luang Prabang, un cita ineludible para las compras | Foto: Marino Holgado

El mercado nocturno realmente comienza a instalarse al atardecer y en torno a los once de la noche ya empieza a desaparecer. Porque Luang Prabang no es ciudad para noctámbulos. Es otra prueba de su autenticidad.

COMO LLEGAR: Luang Prabang dispone de un aeropuerto internacional. Hasta allí llegan vuelos directos desde Bangkok, con Lao Airlines y Bangkok Airways. También Vietnam Airlines conecta directamente la ciudad con Hanoi, en Vietnam, o Siem Reap, en Camboya. Desde Madrid hay varios vuelos directos a la semana a Bangkok con Thai Airways.

Compartir en:
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Nacional de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en Interior, Tribunales, Sucesos o Inmigración, entre otros temas. Lleva 29 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana