Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
Hombres colgados de ganchos, recolectoras de té, baños en la playa, críquet callejero....

Escenas cotidianas de un viaje a Sri Lanka

Tiene forma de lagrima rodeada de las aguas del océano Índico. Un pedazo de tierra desgajado de la India hace millones de años. Con una superficie equivalente a la de Castilla-La Mancha, Sri Lanka regala al viajero espléndidos parques nacionales, playas de agitadas aguas durante el monzón, montañas cubiertas de plantaciones de té, restos de antiguas ciudades imperiales y, sobre todo, la eterna sonrisa de sus habitantes. Un viaje con calma a este país permite encontrarse con deliciosas escenas de su vida cotidiana. Como el impactante momento en que me encontré a unos hombres colgados de ganchos clavados en su piel. Con ellos empezamos.

Devotos tamiles de Sri Lanka colgados por ganchos de su piel. Foto: Marino Holgado Un devoto tamil de Sri Lanka colgado de ganchos clavados en su piel | Foto: Marino Holgado

Marino Holgado  |  Sri Lanka  | Actualizado el 03/10/2016 a las 10:26 horas

No ocurrió en ningún conocido festival ni en ninguna celebración religiosa. Simplemente viajaba desde Sigiriya hacia Kandy cuando nuestro coche se detuvo bruscamente junto a la carretera al atravesar un pequeño pueblo. Por la calzada, lentamente, avanzaban tres camionetas. Cada una con un enorme tronco que sobresalía por encima de la cabina de conductor. Y, en cada tronco, un hombre colgando de unos ganchos clavados en su piel a lo largo de toda la espalda y las piernas. Uno de ellos con rostro serio. El otro, sonriendo.

Devotos tamiles de Sri Lanka colgados por ganchos de su piel. Foto: Marino HolgadoLa sonrisa hace pensar que no siente dolor | Foto: Marino Holgado

Es una ceremonia habitual en la comunidad tamil. Estos hombres que cuelgan de los ganchos cumplen un voto, una muestra de respeto a sus dioses. Sus heridas no sangran y ellos parecen no sentir dolor alguno. Dicen que sólo aquellos en los que ha entrado su dios en su cuerpo pueden hacerlo sin caerse del tronco y sin sufrimiento. Siguen una estricta dieta vegetariana desde un mes antes y no descarto que fumen algún tipo de planta antes de someterse a esta particular prueba de fe.

Anuradhapura fue capital del país hace 25 siglos y su centro religioso es Patrimonio Mundial de la Unesco. Su corazón físico y espiritual es el Sri Maha Bodhi, el árbol sagrado. Se dice que es el árbol certificado más antiguo de la humanidad, con más de 2000 años de existencia.

Un grupo de escolares escucha a un monje budista en Sri Lanka. Foto: Marino HolgadoUn grupo de escolares escucha a un monje budista en Anuradhapura | Foto: Marino Holgado

Lo que sí es seguro es que probablemente sea el más venerado. Miles de devotos budistas rezan allí sus plegarias y realizan sus puyas, sus ofrendas. Entre ellos enormes grupos de pequeños escolares con sus uniformes blancos impolutos, extremadamente obedientes a sus maestras y que escuchan, entre curiosos y distraídos, al monje que reza con ellos. Desde luego, en Sri Lanka no tienen problemas de envejecimiento de la población.

Galle, en el sur del país, es el destino preferido por los turistas. Su pasado colonial se conserva esplendorosamente en su Fort, el centro histórico rodeado por una muralla que lo separa del resto de la ciudad y, sobre todo, del océano. En uno de sus bastiones, el llamado "de la bandera", es habitual la presencia de clavadistas, chicos jóvenes que se arrojan de cabeza desde lo alto de la muralla al mar a cambio de una recompensa económica de los turistas.

En Galle, algunos jóvenes realizan arriesgados saltos al océano desde a muralla. Foto. Marino HolgadoEn Galle, algunos jóvenes realizan arriesgados saltos al océano desde a muralla | Foto: Marino Holgado

La precisión del salto hace que caigan en el sitio justo para no estrellarse con el fondo rocoso. Pero si espectacular es la caída, no dejó de sorprenderme su habilidad subiendo de nuevo por la pared de roca y piedras de la muralla.

Menos arriesgado es el baño en Nilaveli, una playa en la coste noreste de Sri Lanka. Es una zona castigada hasta hace siete años por la guerra y por el tsunami de 2004. Al caer la tarde la playa se anima con la presencia de la gente local. Los niños son los que más provecho sacan a las olas. Las mujeres se bañan sin desprenderse de sus saris. O de sus abayas, en el caso de las musulmanas. Pero el momento es de diversión para todos.

Mujeres se bañan en la playa de Nilaveli, en Sri Lanka. Foto: Marino HolgadoAl caer la tarde, es el momento del baño en la playa de Nilaveli | Foto: Marino Holgado

Algunos trabajos en Sri Lanka son cosa de hombres y otros, de mujeres. Uppuveli, a unos pocos kilómetros de Nilaveli, tiene unos cuantos hoteles sencillos y uno algo más lujoso. Su playa la comparten unos pocos bañistas y un grupo mayor de pescadores en el que se mezclan hombres de apariencia tamil con otros de aspecto musulmán.

Pescadores en Uppuveli, en el noreste de Sri Lanka. Foto: Marino HolgadoLos pescadores recogen sus capturas en Uppuveli, en la costa noreste de Sir Lanka | Foto: Marino Holgado

A primera hora de la tarde, comienzan a sacar las sardinas capturadas en la enorme red que despliegan por la mañana desde la propia playa. Unas capturas que dejarán secando al sol, porque el pescado seco se paga aquí mucho mejor que el fresco.

Mucho más al sur, en las tierras altas de Sri Lanka, el paisaje dominante son las lluvias y las verdes plantas del té, inmensas plantaciones que llenan las ondulantes laderas de las montañas. Aquí son únicamente mujeres quienes recolectan con delicadeza las mejores hojas que luego, en las viejas fábricas de la época colonial, otras mujeres transforman en el té que bebemos en medio mundo.

Recolectoras de té en las tierras altas de Sri Lanka. Foto: Marino HolgadoRecolectoras de té en las tierras altas de Sri Lanka | Foto: Marino Holgado

Los responsables de las factorías más reconocidas aseguran que las trabajadoras son mayoritariamente mujeres por tradición, porque sus finas manos son las más adecuadas para tratar la hora y, reconoce alguno en voz baja, porque cobran menos que los hombres.

Aunque aseguran que el deporte nacional de Sri Lanka es, sorprendentemente, el voleibol, si hay alguno que ves practicar por la calle es el críquet. Cualquier descampado lo suficientemente amplio sirve para golpear la pelota con el bate de madera lo más lejos posible e intentar hacer el máximo de carreras. Ya sea en Nuwara Eliya o en Galle, es el deporte más popular entre los chicos por las calles srilanquesas.

Críquet callejero en Nuwara Eliya, en Sri Lanka. Foto: Marino HolgadoJóvenes juegan al críquet en un descampado de Nuwara Eliya | Foto: Marino Holgado

Una gran parte de la gente en Sri Lanka es budista. Los templos de Anuradhapura; las inolvidables cuevas de Dambulla; el templo del diente de Buda, en Kandy o el Gal Vihara, en Polonnaruwa, con sus enormes figuras de Buda, son algunos de los lugares donde contemplar momentos intensos de una religión que es, también y sobre todo, una forma de vida.

Fieles ante uno de los grandes budas de Polonnaruwa, en Sir Lanka. Foto: Marino HolgadoFieles cingaleses ante un buda de 14 metros en Polonnaruwa | Foto: Marino Holgado

DATOS PRÁCTICOS PARA LA VISITA: No hay vuelos directos entre España y Sri Lanka. La combinación más rápida es con una escala en Abu Dhabi (con Etihad Airways), Qatar (con Qatar Airways) o Dubái (con Emirates). Para moverse por Sri Lanka la mejor opción es alquilar un coche con conductor, bien para toda la ruta o bien contratando uno en cada ciudad para llegar al siguiente destino. Aunque también es posible moverse, de forma más económica, en tren o autobús.

Compartir en:
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Sociedad y Cultura de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en sucesos, tribunales o inmigración, entre otros temas. Lleva 26 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana