Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
El Addo Elephant National Park se precia de contar entre sus especies con los Siete Grandes

Elefantes, leones, ballenas..., un paraíso animal en Sudáfrica (y no es el Kruger)

El Addo Elephant National Park nació de una masacre. Y ahora acoge una de las más importantes poblaciones de elefantes del sur de África. Pero no sólo eso: entre sus matorrales puedes encontrarte, de repente, con una familia de leones o con un rinoceronte negro, y en sus praderas puedes avistar desde cebras a avestruces. Situado a un paso de la costa sur de Sudáfrica, el parque incluye también una reserva marina donde avistar ballenas, tiburones, pingüinos o delfines. Estamos en este particular jardín del edén que es Sudáfrica.

Uno de los elefantes del Addo National Park de Sudáfrica. Foto: Marino Holgado Uno de los elefantes del Addo National Park de Sudáfrica | Foto: Marino Holgado

Marino Holgado  |  Port Elizabeth (Sudáfrica)  | Actualizado el 11/12/2017 a las 11:22 horas

Son los elefantes que viven más al sur de todo el planeta. En el extremo sur de África, a sólo 72 kilómetros de la costera ciudad de Port Elizabeth, traspasamos un vallado metálico para entrar en el Addo Elephant National Park, el tercer parque nacional en extensión de Sudáfrica. Dentro nos esperan leones, rinocerontes negros, cebras, avestruces, hienas, chacales, alcéfalos, búfalos..., por supuesto elefantes y un minúsculo animal que es el orgullo del parque. Luego desvelo cuál. Poder ver todos es cuestión de empeño y algo de suerte.

Un cachorro de león observa curioso a los visitantes del Addo National Park. Foto: Marino HolgadoUn cachorro de león observa curioso a los visitantes del Addo National Park | Foto: Marino Holgado

La mañana fresca y lluviosa de esta primavera austral va a comenzar regalándonos una de las imágenes más esperadas. Desde una pequeña colina nuestro guía nos señala a lo lejos una leona cruzando un cortafuegos en la vegetación. Nos acercamos a la zona con nuestro todoterreno hasta ver, a sólo unos metros del camino, a la leona con dos hijos suyos, dos jóvenes machos. Juegan  ajenos a la expectación que levantan. Uno de ellos se acerca curioso hacia el camino para contemplar a quienes le contemplan. El día ha comenzado bien. Sólo unos minutos después alcanzamos a ver fugazmente un primer elefante caminando entre la vegetación.

Los elefantes del parque nacional están habituados a la presencia de visitantes. Foto: Marino HolgadoLos elefantes del parque nacional están habituados a la presencia de visitantes | Foto: Marino Holgado

Y aquí, nuestro guía nos cuenta el nacimiento de este parque. Hace poco más de doscientos años los elefantes deambulaban tranquilamente por la Provincia Oriental del Cabo, donde nos encontramos. Los cazadores de los siglos XVIII y XIX diezmaron las manadas, pero la puntilla definitiva vendría de la mano de colonos convertidos en granjeros. La convivencia de cultivos y elefantes era problemática. En 1919 el Gobierno ordenó la masacre de 114 elefantes.

Doce años después, en 1931, nace el Addo Elephant National Park para proteger a los 11 elefantes supervivientes de las sucesivas matanzas. En aquel momento tenía sólo 68 kilómetros cuadrados. Hoy son 1800 kilómetros cuadrados de terreno protegido y el número de elefantes se acerca a los 400. Hay que tener muy mala suerte para no cruzarte con varios durante la visita habitual de un día recorriendo el Parque Nacional. Un poco más de paciencia hay que tener para ver alguna manada completa, normalmente en las charcas donde beben y se bañan.

Cebras pastando en una de las praderas del Addo National Park. Foto: Marino HolgadoCebras pastando en una de las praderas del Addo National Park | Foto: Marino Holgado

Durante el recorrido por el Addo Elephant National Park tengo oportunidad de observar grupos de cebras, búfalos, algún chacal corriendo en busca de alguna presa, avestruces, alcéfalos (el herbívoro cuya cornamenta es el logotipo de los parque nacionales de sudáfrica), gacelas, facoceros (el "Pumba" de "El Rey León", para situaros)... No pudimos ver ni rinocerontes ni leopardos. Hay pocos ejemplares y para localizarlos hay que tener algo de fortuna y mucha constancia.

Un chacal recorre las praderas del Addo Elephant National Park, en Sudáfrica. Foto: Marino HolgadoUn chacal recorre las praderas del Addo Elephant National Park | Foto: Marino Holgado

Antes os hablaba del minúsculo animal que es el orgullo del parque. Nuestro guía frenó bruscamente el todoterreno y señaló algo en el camino. Me costó entenderle cuando dijo algo de beetle y más aún me costó localizar aquello de lo que hablaba. Un escarabajo pelotero cruzaba con pausado ritmo por la arena de la carretera.

No le falta alimento a este coleóptero en el Addo National Park: si algo abunda aquí es el excremento de elefante. El escarabajo empuja pequeñas pelotas de este excremento que es su principal nutriente, lo entierra para conservarlo y además sirve de fertilizante para el crecimiento de los arbustos de los que se alimenta, a su vez, el elefante. Así se cierra un círculo perfecto. Si nos cuentan, además, que el escarabajo pelotero se guía por las estrellas para avanzar en línea recta, cobra sentido que estemos parados en mitad del camino observando admirados a este animal de unos pocos centímetros.

Delfines en Nelson Mandela Bay, en Sudáfrica. Foto. Marino HolgadoDelfines en Nelson Mandela Bay, junto al Addo National Park | Foto: Marino Holgado

Pero como seguramente casi nadie va a recorrer los ocho mil kilómetros que separan España de Sudáfrica para ver el escarabajo pelotero, el Addo National Park no sólo acoge a los Cinco Grandes (león, leopardo, búfalo, rinoceronte y elefante), sino que llega a los Siete Grandes. En la cercana costa del océano Índico ofrece también la posibilidad de observar ballenas (dependiendo de la época del año) y tiburones blancos, además de pingüinos o delfines.

Una ballena se sumerge en la bahía de Algoa, en Sudáfrica. Foto: Marino HolgadoUna ballena se sumerge en Nelson Mandela Bay, en Sudáfrica | Foto: Marino Holgado

En una excursión de unas cuatro horas en barco contratada en Port Elizabeth recorro la bahía de Algoa (dentro del área denominada Nelson Mandela Bay) situada frente a la ciudad. Enseguida familias de delfines comienzan a saltar en torno a la embarcación, un par de ballenas asoman sus enormes lomos sobre el mar y se sumergen mostrando sus colas, y en la isla de St. Croix cientos de pingüinos toman en sol plácidamente mientras se secan de su último baño. Son dos imágenes que se cruzan en mi retina: la de los pingüinos y, a escasos kilómetros tierra adentro, la de los elefantes. Dos animales que imaginas en ecosistemas muy distantes pero que aquí pueden verse en un mismo día.

Pingüinos en la isla de St. Croix, en la bahia de Algoa, en Sudáfrica. Foto: Marino HolgadoPingüinos en la isla de St. Croix, en la bahia de Algoa | Foto: Marino Holgado

DATOS PRÁCTICOS PARA LA VISITA: Iberia tiene tres vuelos directos a la semana (lunes, jueves y viernes, ida) entre Madrid y Johannesburgo. El trayecto dura en torno a 10 horas. Desde allí a Port Elizabeth lo más cómodo es ir también en avión. El Addo Elephant National Park está a 72 kilómetros de esta ciudad por una buena carretera.

La entrada al parque nacional para los extranjeros cuesta 272 rands (17 euros) para los adultos (la mitad en el caso de los niños). Se puede contratar un guía con un todoterreno o hacerlo con vehículo propio. El parque ofrece también alojamientos en diversas zonas si se desea pernoctar allí. En su página web se detallan todas las opciones. Lo más habitual es quedarse en Port Elizabeth, con una amplia oferta hotelera junto al océano Índico. Yo me alojé en The Beach Hotel y es una opción totalmente recomendable.

Para la excursión por la bahía de Algoa para ver ballenas, delfines y pingüinos puedes encontrar todas las opciones en Port Elizabeth. Una de ellas es hacerla en un catamarán con Stampede Cruises. Toda la información turística sobre la zona de Port Elizabeth la tenéis en Nelson Mandela Bay Tourism.

Lonely Planet acaba de sacar la tercera edición de su la guía del "Sur de África". Buen viaje.

Compartir en:
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Nacional de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en Interior, Tribunales, Sucesos o Inmigración, entre otros temas. Lleva 29 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana