Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
DESTINOS: Croacia entra en la Unión Europea este 1 de julio

Dubrovnik, ahora sin pasaporte

Aterrizo en el aeropuerto de Dubrovnik. La policía croata estampa un sello en mi pasaporte en el que leo: "Republika Hrvatska. Ulaz (entrada). Dubrovnik". Será una de las últimas oportunidades en conseguir ese sello. A partir de este 1 de julio, Croacia entra a formar parte de la Unión Europea. Ya no hay fronteras entre ellos y nosotros. Ya no hace falta pasaporte para conocer la ciudad que Lord Byron llamó "la perla del Adriático" y George Bernard Shaw "el paraíso en la tierra". Dubrovnik nos abre sus murallas a un salto de avión.

El casco histórico de Dubrovnik, asomado al mar Adriático. Foto: Marino Holgado El casco histórico de Dubrovnik, asomado al mar Adriático | Foto: Marino Holgado

Marino Holgado  |  Dubrovnik (Croacia)  | Actualizado el 22/10/2013 a las 14:53 horas

Tiene nombre de cuento, "República de Ragusa", de país ficticio utilizado en aquellas películas en blanco y negro. Pero Ragusa existió durante casi cinco siglos, hasta que en 1808 Napoleón conquistó toda la costa de Dalmacia. La república de Ragusa era una ciudad-estado independiente y hoy en día todos la conocemos como Dubrovnik.

"Dobrodosli", bienvenidos, leo en un cartel colgado de un puente en la carretera que me lleva desde el aeropuerto a la ciudad de Dubrovnik. Una muralla perfectamente conservada rodea todo el casco histórico. Hubo un tiempo en que las puertas de esta muralla se cerraban por las noches para evitar invasiones de la ciudad. Hoy Dubrovnik recibe más de seis mil visitantes cada día. Y una de sus atracciones es recorrer, por completo, la muralla. Es obligatorio hacerlo en un solo sentido, el contrario a las agujas del reloj, y evitar así aglomeraciones en sus estrechos pasadizos. Caminar por su parte norte al atardecer ofrece algunas de las mejores imágenes de la ciudad, con sus cubiertas de teja brillando con la luz del ocaso.

Catedral de la Asunción, al fondo, y la iglesia de San Blas, en Dubrovnik. Foto: Marino HolgadoCatedral de la Asunción, al fondo, y la iglesia de San Blas, delante | Foto: Marino Holgado

La mejor forma de entrar en el casco histórico es hacerlo por la puerta Pile, construida en 1537. Nada más cruzarla aparecerá ante nosotros la calle Placa, conocida mejor como el Stradun, la principal arteria del casco antiguo, en la que brillan por igual las piedras de su pavimento y de sus edificios. Un monasterio franciscano, otro dominico, la catedral de la Asunción, iglesias católicas, una ortodoxa, una sinagoga, el palacio de la Rectoría, plazas, callejones..., todo queda cerca en este intenso casco viejo de la ciudad.

Terrazas en el Stradun, la principal arteria del casco histórico de Dubrovnik. Foto: Marino HolgadoTerrazas en el Stradun, la principal arteria del casco histórico | Foto: Marino Holgado

El viejo Dubrovnik se diseñó con estilo y elegancia, y se reconstruyó dos veces con mimo. Una, tras un terremoto en 1667. Otra, tras la guerra de 1991.  Un plano en la puerta Pile señala cada casa bombardeada, cada edificio incendiado, cada lugar del pavimento en que estalló un proyectil. No queda ni rastro en sus calles. Quien visita Dubrovnik ignorando su historia reciente nunca podría sospechar el horror vivido durante el asedio de la ciudad.

Desde hace dos años, el teleférico de la ciudad vuelve a transportar viajeros hasta el monte Srd. Desde sus 405 metros de altura, el casco viejo de Dubrovnik parece flotar sobre el agua. El mar Adriático rodea la ciudad por tres de sus lados. El mismo mar que convirtió a la República de Ragusa en un pujante emporio comercial y por el que hoy llegan los enormes cruceros con sus turistas por horas.

Dubrovnik es escala habitual de los cruceros por el Adriático. Foto: Marino HolgadoDubrovnik es escala habitual de los cruceros por el Adriático | Foto: Marino Holgado

Por eso, durante el día, parece que no hay croatas en sus calles principales, convertidas en un hormigueo de grupos de turistas buscando la imposible esencia de la perla del Adriático. Un perfume que volverá a flotar en el ambiente al caer la noche, cuando las calles se vacían, las notas de un piano o una guitarra salen de sus restaurantes y es posible oír nuestros pasos caminando sobre la piedra.

Un callejón de Dubrovnik con claro sabor mediterráneo. Foto: Marino HolgadoUn callejón de Dubrovnik con claro sabor mediterráneo | Foto: Marino Holgado

Dubrovnik es un buen destino para quien gusta de paladear una copa de vino o saborear una buena cena, desde la más tradicional basada en el pescado y el marisco al más puro estilo mediterráneo, hasta la cocina más innovadora y creativa, como la del chef Jeffrey Vella en el restaurante "360 grados", situado en un enclave privilegiado de la muralla sobre el puerto.

Salgo del casco histórico de Dubrovnik y me dirijo al barrio de Lapad. En esta zona están la mayoría de hoteles de precio medio y alto. Muchos de ellos asomados al mar. El agua del Adriático en Croacia está extremadamente limpia. Es difícil resistirse a un baño o a una inmersión. Los hoteles de esta zona ofrecen el necesario equilibrio entre las históricas calles de Dubrovnik y el disfrute del mar o de los spas, entre un turbulento pasado y un plácido presente. Desde ahora ya en la Unión Europea. "Dobrodosla Hrvatska"; bienvenida, Croacia.

Piscina del hotel Dubrovnik Palace, junto al mar Adriático. Foto: Marino HolgadoPiscina del hotel Dubrovnik Palace, junto al mar Adriático | Foto: Marino Holgado

DATOS PRÁCTICOS: Iberia tiene, en verano, cuatro vuelos directos a la semana entre Madrid y Dubrovnik. La frecuencia baja el resto del año. En temporada estival también vuela a Zagreb y Split. Vueling ofrece vuelos directos desde Barcelona a Dubrovnik. La oferta hotelera en Dubrovnik es amplia. Una opción son los hoteles de la cadena Adriatic Luxury. En el casco histórico no hay hoteles, pero sí algún pequeño establecimiento y habitaciones en casas particulares.

La comida es excelente, de inspiración mediterránea, pero para disfrutarla es necesario huir de los menús turísticos de pasta y pizza. Si sólo vais a visitar Dubrovnik podréis hacerlo caminando, la ciudad es pequeña. Pero si queréis moveros por la costa de Dalmacia, el coche de alquiler en la mejor opción.

Compartir en:
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Sociedad y Cultura de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en sucesos, tribunales o inmigración, entre otros temas. Lleva 26 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana