Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
El país nórdico propone 18 rutas escénicas entre fiordos, montañas y glaciares

Diseño y paisajes entre fiordos: así son las carreteras panorámicas de Noruega

En Noruega, cuando quieren hacer un mirador acaban haciendo una obra de arte. De esa forma, el viajero no sólo se detendrá allí para ver el paisaje desde el mirador, sino también para contemplar el propio mirador. Y lo mismo pasa con las áreas de descanso, los baños... La arquitectura y el diseño noruegos, tan de moda, han invadido las carreteras más espectaculares de este país de montañas, fiordos, lagos y coloridas casas de madera. Noruega ha diseñado 18 rutas panorámicas por todo el país. Recorremos ahora dos de ellas.

 

Mirador sobre las curvas de la carretera de Trollstigen, en Noruega. Foto: Marino Holgado Mirador sobre las curvas de la carretera de Trollstigen | Foto: Marino Holgado

Marino Holgado  |  Bergen (Noruega)  | Actualizado el 15/10/2018 a las 17:10 horas

Resulta imposible viajar por Noruega y no tropezarse con ellos. Los trolls, esos esquivos seres sobrenaturales de largas narices que habitan bosques, lagos, fiordos o cascadas, y que forman parte de la tradición cuentista del país. Pues bien, la carretera mundialmente más famosa de Noruega también lleva su nombre. Es la Trollstigen, la escalera de los trolls: una espectacular y estrecha pendiente con 15 curvas, once de ellas de 180 grados.

La mejor forma de apreciar el sinuoso trazado es el mirador de Trollstigen. Lo que hasta 2012 era sólo una roca más o menos plana, es ahora un ejemplo de diseño espectacular, una pasarela sobre el vacío a la que asomarse para sentir el vértigo de contemplar desde la montaña el inmenso valle que se abre por delante camino del fiordo de Romsdal. Bajo mis pies, un autobús que desde aquí parece una miniatura sube las famosas once curvas de Trollstigen.

Once curvas cerradas forman la famosa pendiente de la carretera de Trollstigen. Foto. Marino HolgadoOnce curvas cerradas forman la famosa pendiente de la carretera de Trollstigen | Foto: Marino Holgado

Este tramo forma parte de la Ruta Panorámica Geiranger-Trollstigen, un recorrido de 104 kilómetros que llega hasta los 1038 metros sobre el nivel del mar y que incluye un transbordo en ferry para salvar un fiordo. Es la carretera 63. Y si la recorremos hacia el sur nos lleva hasta otro lugar que ha sido incluso escenario de cine: el fiordo Geiranger, reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

Antes de bajar al fiordo por otro tramo en zig-zag con otras once cerradas curvas, hay que detenerse en Ornesvingen, un mirador desde el que apreciar el tramo final del fiordo. Allí aparece el pequeño pueblo de Geiranger, de apenas 200 habitantes dedicados prácticamente en exclusiva al turismo. Aquí, de su muelle, sale un pequeño barco para recorrer el fiordo entre sus altas paredes de roca en las que pueden verse algunas granjas abandonadas. Porque eso es un fiordo, una depresión del terreno invadida por el agua del mar y bordeado de verticales paredes de roca.

Tramo final del fiordo de Geiranger desde el mirador de Ornesvingen. Foto: Marino HolgadoEl fiordo de Geiranger desde el mirador de Ornesvingen | Foto: Marino Holgado

En el de Geiranger son famosas las cascadas que caen desde lo alto de los riscos. Llevan nombres evocadores, como la de "las siete hermanas" o la del "pretendiente" (situadas frente a frente) o la del "velo nupcial". En ocasiones el viento levanta el agua en lo más alto de las cascadas convirtiéndola en pequeñas nubes. El agua pulverizada y los rayos del sol hacen frecuentes los arco iris que salen desde la misma superficie del fiordo.

Pero la cascada que más miradas atrae es en la que, dependiendo del caudal que lleve, es claramente visible en la roca la silueta de una botella con el singular diseño del vodka Absolut. La audioguía explica que los responsables de la empresa sueca de este licor se inspiraron en esta cascada para una de sus etiquetas.

Cascada en Geiranger donde aparece la forma de una botella. Foto: Marino HolgadoCascada en Geiranger donde aparece la forma de una botella | Foto: Marino Holgado

El de Geiranger es el fiordo que protagoniza la película "The wave" ("La ola"). La había visto en una somnolienta tarde de domingo: es una película de catástrofes en la que la caída de una de las paredes del fiordo provoca una enorme ola que lo arrasa todo, incluyendo el Hotel Geiranger en el que me alojo. Lo sorprendente es cuando llegas aquí y te enteras de que parte de la pared de una montaña está en movimiento y se sabe que algún día, dentro de 50 años o de 500, quién sabe, caerá y provocará la enorme ola. La montaña está monitorizada para saberlo con tiempo suficiente para evacuar el fiordo.

Algo más al norte recorro otra de estas rutas panorámicas de asfalto, la llamada "carretera del Atlántico" ("Atlanterhavsvegen"). Abierta en 1989 y situada en la boca del fiordo de Kvernes, prácticamente ya sobre el océano, sus 36 kilómetros saltan entre 17 islotes y tierra firme gracias a ocho puentes. El más largo, y también el más famoso de ellos, es el de Storseisundbrua.

El puente de Storseinsund, en la "carretera del Atlántico" de Noruega. Foto: Marino HolgadoEl puente de Storseinsund, en la "carretera del Atlántico" | Foto: Marino Holgado

La silueta retorcida del puente de Storseinsund es claramente reconocible. Desde el nivel del mar se eleva de repente hasta 23 metros para permitir el paso de la navegación. La perspectiva desde uno de sus lados llevó a un periódico británico a llamarlo "carretera a ninguna parte": parece que el puente se corta de forma brusca y por delante sólo quedaría un precipicio. Por supuesto, los noruegos han previsto sendas pasarelas a ambos lados del puente para contemplarlo. La de Eldhusoya, además de ser un agradable paseo junto al mar, es la que ofrece esa perspectiva fotogénica de carretera a ninguna parte.

El peculiar trazado del puente de Storseinsund parece una caída al vacío. Foto: Marino HolgadoEl peculiar trazado del puente de Storseinsund parece una caída al vacío | Foto: Marino Holgado

Uno de los extremos de la carretera del Atlántico es el pequeño pueblo pesquero de Bud. Sus coloridas casas de madera junto al océano, la batería de costa levantada aquí por los nazis en 1949, durante la ocupación alemana, del que se conservan búnkeres y dormitorios ocultos en una colina, y la gastronomía son algunos de los motivos para detenerse en Bud.

Casas en Bud, uno de los extremos de las carretera del Atlántico, en Noruega. Foto: Marino HolgadoCasas en Bud, uno de los extremos de las carretera del Atlántico | Foto: Marino Holgado

También desde la carretera del Atlántico, muy cerca del Storseinsund, se puede acceder en lancha a una isla-hotel, el Halhomen Havstuer. Lo que era un poblado de pescadores de bacalao ha reconvertido sus almacenes y casas de madera en un establecimiento hotelero de 48 habitaciones con un apetecible restaurante. Un fantástico lugar en el que desconectar, sentir la tranquilidad y sentarse en uno de sus bancos con vistas al infinito azul del mar noruego para poner fin a la ruta.

La isla-hotel de Halhomen Havstuer aprovechó un pueblo pesquero abandonado. Foto: Marino HolgadoLa isla-hotel de Halhomen Havstuer aprovechó un pueblo pesquero abandonado | Foto: Marino Holgado

DATOS PRÁCTICOS PARA EL VIAJE: La compañía Norwegian ofrece varios vuelos directos a la semana desde Madrid a Bergen, una de las ciudades desde la que se puede acceder a estas dos rutas panorámicas por el oeste de Noruega. Por supuesto es necesario un vehículo propio para recorrer estas rutas y poder detenerse en los lugares que llamarán tu atención. En invierno conviene informarse antes: algunos tramos de la carretera Geiranger-Trollstigen pueden estar cerrados.

Casas históricas en el centro de Bergen, puerta de entrada a los fiordos. Foto: Marino HolgadoCasas históricas en Bergen, puerta de entrada a los fiordos | Foto: Marino Holgado

En Norwegian Scenic Routes está toda la información sobre las 18 rutas panorámicas de Noruega. En Turismo de Noruega hay, además, información para viajar a Noruega. Para las dos rutas propuestas en este reportaje se puede hacer noche en hoteles de Geiranger (Hotel Geiranger), Andalsnes (Grand Hotel Bellevue) y Molde (Thon Hotel Moldefjord). Molde tiene aeropuerto con vuelos a España vía Oslo.

 

Compartir en:
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Nacional de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en Interior, Tribunales, Sucesos o Inmigración, entre otros temas. Lleva 29 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana