Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
Hace cincuenta años era asesinado en EE.UU. el candidato a la presidencia Rober F. Kennedy

Cuatro lugares en Washington para recordar a cuatro líderes asesinados

Esta es una crónica de viajes, pero también de sucesos y de Historia. Caminar por Washington D.C. es hacer un recorrido por la historia, necesariamente reciente, de Estados Unidos. Reciente y violenta. Dos presidentes, un candidato a presidente y un líder afroamericano, todos ellos asesinados, tienen en la capital norteamericana sus lugares de homenaje. Los disparos del pasado resuenan en la memoria en forma de monumentos.

La tumba de Robert F. Kennedy, en el cementerio de Arlington, en Washington D.C. Foto: Marino Holgado Una lápida y una sencilla cruz, la tumba de Robert F. Kennedy | Foto: Marino Holgado

Marino Holgado  |  Washington D.C.  | Actualizado el 06/06/2018 a las 11:25 horas

Un 5 de junio de hace 50 años tres balas de pequeño calibre acababan con la vida de Robert F. Kennedy en un hotel de Los Ángeles. El senador norteamericano y candidato a la presidencia moría 26 horas después. Su cuerpo fue enterrado en el otro extremo del país, en Washington, en el cementerio nacional de Arlington. Su tumba ocupa un lugar discreto junto a la de su hermano, el también asesinado presidente John F. Kennedy.

El cementerio de Arlington es un lugar inmenso y de una sobrecogedora belleza. Más de 300.000 tumbas guardan los cuerpos de militares muertos desde la guerra de independencia del siglo XVIII hasta los más recientes conflictos bélicos de Oriente Medio. Un inmenso mar de lápidas blancas, perfectamente alineadas sobre un césped siempre verde.

Tumbas en el cementerio de Arlington, en Washington D.C. Foto: Marino HolgadoAlgunas de las 300.000 tumbas del cementerio de Arlington | Foto: Marino Holgado

Un minibús permite recorrer el cementerio y descender en los lugares que desees. Nadie evita detenerse en una pequeña colina con cinco tumbas. Aquí arde desde 1963 una llama de forma permanente. La encendió Jacqueline Kennedy el día en que enterraron a su marido, el presidente John F. Kennedy, asesinado hace 55 años en Dallas. En su lápida sólo figura su nombre y los años de nacimiento y muerte. Nada más. Al lado, las tumbas de Jackie Kennedy y de dos de los hijos del matrimonio. A unos metros, sobre el césped, la de Robert F. Kennedy. En lo alto de la colina una bandera de Estados Unidos, permanentemente a media hasta.

Visitantes en la tumba de John F. Kennedy en el cementerio de Arlington. Foto: Marino HolgadoVisitantes en la tumba de John F. Kennedy en el cementerio de Arlington | Foto: Marino Holgado

La tumba de los Kennedy es lugar de parada obligada para cualquier norteamericano que visita el cementerio. También la tumba al soldado desconocido. Sobre todo por la vistosa ceremonia de cambio de guardia que se hace cada media hora de marzo a septiembre y cada hora desde octubre a febrero. La tumba, situada también en una colina con espectaculares vistas, acoge restos de soldados sin identificar de las dos guerras mundiales y de las de Corea y Vietnam. Los entierros en Arlington se producen a diario. No sólo reposan aquí militares muertos en combate, cualquier veterano puede ser inhumado aquí.

Cambio de guardia en la tumba al soldado desconocido en el cementerio de Arlington. Foto: Marino HolgadoCambio de guardia en la tumba al soldado desconocido en Arlington | Foto: Marino Holgado

La turbulenta década de los sesenta en Estados Unidos dejó un magnicidio más. Hace 50 años, en 1968, un francotirador asesinó de un sólo disparo en la cabeza a Martin Luther King. Ocurrió en un motel de Memphis y el crimen nunca ha sido del todo aclarado. El reverendo, líder de la lucha por los derechos civiles y contra la segregación racial, es ahora el único afroamericano y el único no presidente que es recordado con un memorial en el Mall de Washington.

Memorial del asesinado Martin Luther King en el Mall de Washington. Foto: Marino HolgadoMemorial del asesinado Martin Luther King en el Mall de Washington | Foto: Marino Holgado

Inaugurado en agosto de 2011, el Martin Luther King Jr. National Memorial mira al río Potomac desde la zona más emblemática de Washington. Es un enorme busto de nueve metros de Luther King como desgajado de dos enormes bloques de granito y una leyenda: "Fuera de la montaña de la desesperación, una piedra de esperanza". Un muro de 140 metros recoge algunas citas de sermones y discursos de King. El lugar es un remanso de paz con vistas al Jefferson Memorial, del que lo separa una gran lengua de agua del Potomac. Un agente del Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos obliga incluso a quienes van en bicicleta a apearse y cruzar el lugar caminando.

El monumento al asesinado presidente Lincoln en el Mall de Washington. Foto: Marino HolgadoEl monumento al asesinado presidente Lincoln en el Mall de Washington | Foto: Marino Holgado

Luther King pronunció su famoso "I have a dream", su "Yo tengo un sueño", muy cerca de aquí, en la espectacular escalinata del Lincoln Memorial, otro monumento a otro presidente asesinado. Allí, en una de las losas del suelo está esculpida esa frase en el lugar desde donde lanzó ese discurso en 1963. Detrás suyo estaba la estatua del presidente Abraham Lincoln, asesinado en 1865 de un disparo en un teatro de Washington en los momento finales de la Guerra de Secesión.

Estatua de Lincoln y escalinatas del discurso de Luther King. Foto: Marino HolgadoEstatua de Lincoln y escalinatas del discurso de Luther King | Foto: Marino Holgado

El Lincoln Memorial es un edificio de piedra caliza y mármol siguiendo la estética de un templo griego. Fue inaugurado en 1922 y cierra por el lado occidental en National Mall de Washington. Es una de las imágenes emblemáticas de la capital norteamericana, figura en el reverso de los billetes de cinco dólares y es uno de los lugares más visitados de Washington. Por la trascendencia del personaje y, sobre todo, por las espectaculares vistas desde su escalinata. Sentarse aquí al atardecer, ante el inmenso estanque del Mall, mirando hacia el obelisco a George Washington y con el Capitolio al fondo, es una escena que nadie que visite Washington debería perderse.

Compartir en:
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Nacional de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en Interior, Tribunales, Sucesos o Inmigración, entre otros temas. Lleva 29 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana