Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
DESTINOS: PERÚ, META DEL RALLY DAKAR 2012

Arequipa, el reflejo de la ciudad blanca en su Plaza de Armas

El rally Dakar, aquel que cambió África por Suramérica empujado por la búsqueda de seguridad, pisa esta semana por primera vez tierras peruanas. La meta final no es ya el mítico Lago Rosa de Senegal. El Dakar 2012 termina en Lima. Antes habrá recorrido los agrestes paisajes del sur del país. Y los coches y motos habrán cruzado, casi sin verla, Arequipa, el lugar que vio nacer, entre otros, a Mario Vargas Llosa. Perú ha cerrado 2011 como uno de los principales destinos turísticos de Latinoamérica, con un crecimiento de visitantes del diez por ciento respecto a un año antes. Muchos de ellos habrán pasado, precisamente, por Arequipa. Nos detenemos un instante en "la ciudad blanca" y en su plaza mayor.

La Plaza de Armas, centro de Arequipa. Foto: Marino Holgado La Plaza de Armas, centro de Arequipa | Foto: Marino Holgado

Marino Holgado  |  Arequipa  | Actualizado el 12/01/2012 a las 09:57 horas

Lo habitual es llegar a Arequipa directamente desde Lima. El contraste es brutal. Dejar atrás la persistente llovizna y neblina de la capital, su cielo gris contaminado por el intenso tráfico, y aterrizar en la única pista del aeropuerto arequipeño, enmarcado al norte por una cadena de volcanes andinos siempre nevados y el cielo intensamente azul que da sus 2.328 metros de altitud sobre el nivel del mar, es un soplo de vida. Tras salir de la terminal, Arequipa te espera con un casco histórico catalogado en el año 2000 por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Nos detenemos en el núcleo de ese damero perfecto que es el centro de la ciudad, un trazado rectilíneo de calles con edificios de una o dos alturas, la mayoría de ellos de la piedra blanca volcánica que ha dado el sobrenombre a Arequipa. La Plaza de Armas, la plaza mayor de las ciudades peruanas, es punto de paso y lugar de parada.

El paso de personas nunca cesa en la Plaza de Armas de Arequipa. Foto: Marino HolgadoEl paso de personas nunca cesa en la Plaza de Armas de Arequipa | Foto: Marino Holgado

Punto de paso porque aquí convergen ocho calles y los arequipeños la cruzan para ir de un lado a otro. Y lugar de parada porque sus bancos, sus árboles y sus soportales ofrecen el sosiego y la sombra necesarias para una entretenida velada. Aquí es posible cruzarse ¡¡hasta con la tuna universitaria!! Doy fe de ello.

El viajero debe detenerse un buen rato en la Plaza de Armas si consigue sitio en los siempre ansiados bancos. Aquí vienen las familias a pasar el rato, a dejar que los niños correteen detrás de los cientos de palomas, a ver al vecino o, simplemente, a echar la tarde. Media docena de fotógrafos ambulantes compiten con los megapíxeles de los teléfonos móviles. Han dejado sus antiguas polaroid y se han armado con cámaras digitales. Enfundados en su elegante uniforme, con corbata y chaleco multibolsillos, captan a los clientes, realizan la instantánea, corren a un establecimiento cercano para realizar la copia y en unos minutos se la entregan al retratado.

Las familias aprovechan los bancos de la plaza para pasar la velada. Foto: Marino HolgadoLas familias aprovechan los bancos de la plaza para pasar la velada | Foto: Marino Holgado

En uno de los bancos, un escribiente, con su máquina de escribir sobre las piernas, recibe encargos para redactar instancias, notificaciones, curriculums, cartas de amor... o de perdón. No todo el mundo tiene un ordenador, no todo el mundo sabe redactar un documento oficial e, incluso, no todo el mundo aquí sabe escribir. Por eso, estos copiadores callejeros siguen teniendo su parcela de negocio, sus habilidades y conocimientos aún valen unos soles.

Uno de los escribientes, con su máquina de escribir, en la Plaza de Armas. Foto: Marino HolgadoUno de los escribientes, con su máquina de escribir, en la Plaza de Armas | Foto: Marino Holgado

La Plaza de Armas de Arequipa ofrece algunos miradores de excepción. Rodeada por tres de sus lados de viejos edificios en piedra, de dos plantas, algunos bares y restaurantes tienen terrazas en su azotea.

Una doble arcada rodea la plaza. Foto: Marino HolgadoUna doble arcada rodea la plaza | Foto: Marino Holgado

Las arquerías que rodean el lugar, como la propia plaza, han tenido una intensa historia. Este espacio era un mercado abierto, cubierto por toldos, hasta 1868. Un terremoto destruyó ese año el lugar y se aprovechó para reconstruir los soportales, que hasta entonces eran todos diferentes, de forma homogénea. En 1915 se añadió un segundo nivel a los arcos, pero con estancias cerradas. Otros dos terremotos de esta tierra inquieta pusieron orden de nuevo y desde 1960 las arquerías tienen el aspecto que puede verse en la actualidad: dos filas de arcos vacíos, superpuestos y uniformes.

Además de sus proporciones exactas, 110 metros mide cada lado, la Plaza de Armas de Arequipa ofrece dos peculiaridades gracias a su catedral. La primera, que el templo ocupa un lateral completo de la cuadrícula debido a su segunda curiosidad: su nave central no discurre perpendicular a la plaza, sino en paralelo. Es como si la iglesia se recostara sobre el ágora De esta forma, su entrada principal no está frente al altar, sino en un lateral. Un reciente y fortísimo terremoto, en 2011, derribó una de sus torres. Un año después ya estaba reconstruida.

La catedral de Arequipa ocupa todo el lado norte de la plaza. Foto: Marino HolgadoLa catedral de Arequipa ocupa todo el lado norte de la plaza | Foto: Marino Holgado

La tierra no es lo único que se mueve en Arequipa. Sus habitantes tienen una bien ganada fama de levantiscos y la plaza ha sido escenario de revueltas y protestas. La última hace nada, en 2002, obligó al presidente Alejandro Toledo a dar marcha atrás a su intención de privatizar dos hidroeléctricas, en contra de lo que él mismo había prometido en campaña electoral.

Aunque de lo que de verdad se precian los arequipeños es de su gastronomía. Sin salir de la plaza el viajero puede reponer fuerzas en el Patio de Ekeko, un cuidado restaurante dentro de una elegante zona comercial de su misma marca. O, si sólo quiere dejarse vencer por un momento dulce, hará bien en tomar en alguno de los locales bajo los arcos un helado de queso arequipeño. En las calles que salen al norte de la plaza pueden encontrarse otras muchas ofertas gastronómicas de interés: nadie puede quedarse con hambre en Perú.

Nació como mercado; hoy es centro histórico de Arequipa. Foto: Marino HolgadoNació como mercado; hoy es centro histórico de Arequipa | Foto: Marino Holgado

Dice una de las leyendas sobre el origen del nombre de la ciudad que fue un rey inca, Mayta Cápac, quien les dijo a sus súbditos "ari, quipay", "sí, quedáos" o "quedémonos", cuando éstos le propusieron permanecer en esta fértil llanura al sur de tres volcanes. Es sólo eso, una de las muchas versiones sobre el nombre de Arequipa. Pero lo cierto es que eso mismo se dicen muchos viajeros al llegar a esta ciudad: quedémonos un poco más de lo previsto. A mí, al menos, me pasó.

CÓMO LLEGAR: Arequipa está a unos 900 kilómetros al sur de Lima. Por eso, salvo que dispongas que mucho tiempo, lo mejor es hacer el recorrido en avión. Compañías como LAN Perú, Star Perú o Taca vuelan a diario por unos 100 dólares dependiendo de la fecha o el tipo de billete. Una vez en Arequipa una buena opción para alojarse son los pequeños hoteles del barrio de San Lázaro, a unos pocos minutos caminando de la Plaza de Armas. Si estás por el centro, tanto la calle Mercaderes, como las de Älvarez Thomas o La Merced, al norte de la plaza, y el callejón que hay detrás de la catedral, ofrecen una amplia variadad de restaurantes.

Compartir en:
  • Foto de elboqueronviajero

    #1 elboqueronviajero Un artículo muy interesante, aunque queda algo alejado de Lima merece la pena visitarlo. Un saludo.

    15/01/2012 a las 18:59
Imagen del Blog
Marino Holgado

Marino Holgado (Eibar, 1965) es reportero de televisión y viajero. Periodista del Área de Sociedad y Cultura de los Informativos de Antena 3 Televisión desde 2000, especializado en sucesos, tribunales o inmigración, entre otros temas. Lleva 26 años ejerciendo la profesión en periódicos, radio y televisión. En 1995 se incorpora a Antena 3 Televisión, donde trabajó en programas como "Se Busca", "A Toda Página", "Espejo Público". En el año 2000 se incorporó a los informativos diarios. En este blog viajero quiere ofrecer propuestas de lugares de todo el mundo que ha podido disfrutar, así como recoger noticias y escuchar propuestas de otros viajeros.

Correo-e: mholgado@antena3tv.es.

Twitter: @marinoholgado

 

 

Entradas antiguas del blog

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.