Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

VOLUNTARIADO ATRESMEDIA

TRES A CAMBOYA, el blog
CONSULTORIO | A DIETA

Tres dietas para un mismo objetivo

Se acerca el verano y con él los propósitos de adelgazamiento de última hora para muchos españoles. Aproximadamente un 91% de las mujeres y un 87% de los hombres, lo necesiten o no, manifiestan que quieren perder peso durante el año. El éxito o fracaso de esta aventura depende del método elegido y de la motivación de cada uno. Lo que está claro es que suele haber más fracasos en esta guerra contra el exceso de grasa, a juzgar por los alarmantes niveles de obesidad que sufrimos en nuestro país: 2 de cada 3 personas tienen sobrepeso y un 15% de los adultos son obesos.

Alternativas para perder peso. Alternativas para perder peso. | Foto: agencias

Javier Martínez  |  Madrid  | Actualizado el 29/04/2013 a las 14:20 horas

Dentro de los programas de adelgazamiento voy a analizar 3 métodos completamente diferentes para un mismo objetivo, disminuir de peso y que esta pérdida de peso sea en forma de grasa.

Dieta del sirope de arce
Es una elección muy común y muy elegida a través de internet. Se basa en la ingesta exclusiva de unos 10 vasos de un preparado elaborado con 2 litros de agua, 16 cucharadas de jarabe de arce, el zumo de 5 limones, canela y cayena picante. El sirope de arce es un delicioso jarabe procedente del arce negro y del arce de azúcar, originario de Canadá y Norte de EEUU, de donde procede el producto de mayor calidad, ya que hay muchas imitaciones.

Se le han adjudicado propiedades desintoxicantes del organismo e incluso la capacidad de disminuir la grasa corporal, pero desgraciadamente, no hay ni un solo estudio clínico serio que lo avale. Eso sí, este jarabe tiene compuestos antioxidantes, pequeñas cantidades de vitaminas del grupo B, vitamina A, minerales como magnesio o potasio y sobre todo una cantidad relevante de Zinc, oligoelemento antioxidante y que ayuda a mantener en orden el sistema inmunológico.

Sin olvidar que es, en mi opinión, uno de los dulces “naturales” de cualidades organolépticas más sorprendentes si se sabe escoger uno de calidad: su sabor es increíble y tiene un valor nutricional muy superior al azúcar.Se trata de una dieta muy restrictiva, por lo que no debe seguirse nunca más de 7 días y se debe hacer un dieta especial unos días antes de comenzarla e introducir alimentos sólidos poco a poco después de acabar la semana. Sus resultados a medio plazo dependen más de la dieta que se lleve a cabo después de esta semana a base el preparado “mágico”.


Dieta proteinada bajo control médico
Este tipo de dietas han crecido exponencialmente en los últimos años tanto por sus rápidos efectos de pérdida de peso a corto plazo como su poder saciante. Se basan en la ingesta de proteínas de forma controlada disminuyendo al mínimo los hidratos de carbono (prácticamente se anulan) y los lípidos. Son dietas muy bajas en calorías que necesitan el aporte de suplementos de vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales, analíticas  de sangre semanales y por supuesto un estricto control médico: ni mucho menos están indicadas para cualquier paciente. La ingesta de proteínas se basa en sobres y productos preparados que se combinan con verduras pero nunca con frutas.

Carne de vaca viejaCarne de vaca vieja | Foto: Antonio Baena

Durante las primeras semanas se consigue una pérdida de peso espectacular,  ya que el cuerpo entra en un estado de “cetosis”, de producción de unas moléculas llamadas cuerpos cetónicos debido a la falta de azúcares. Esta alteración metabólica, síntoma de enfermedades como la diabetes y que debe controlarse con analíticas de sangre y orina, produce una rápida pérdida de agua corporal y de glucógeno (hidratos de carbono almacenados en el hígado y el músculo). Se pierden incluso 4 kilos de peso la primera semana que evidentemente no son kilos de grasa en su 100%.

El secreto de esta dieta es educar al paciente porque aunque es un régimen fácil de seguir y con un alto poder saciante, cuando se dejan de consumir productos peoteinados puede tener un efecto rebote muy importante, ya que sólo por reposición de líquidos perdidos se produce una importante recuperación de peso perdido.

Es necesario un profundo cambio de hábitos y educación nutricional para evitar que se recuperen más kilos de los perdidos y lo más importante, que no se acabe con más grasa que la que se tenía al comenzar el tratamiento por el temido efecto yo-yo  o weight cycling. No se trata de una solución al problema de sobrepeso, aunque puede ayudar a perder algunos kilos en determinadas situaciones y siempre bajo una estricta supervisión médica.

Se trata de un tipo de dieta que puede seguir gente joven y sin ningún problema de salud pero teniendo en cuenta que existe un riesgo de sobrecarga renal y hepática. Sin olvidar además que la supresión total de fruta de la dieta que exige la primera fase de estos programas de adelgazamiento conlleva un riesgo: cada fruta que comemos posee sustancias protectoras frente al cáncer de colon, como los ácidos grasos de cadena corta, un tipo de fibra  imprescindible de cualquier programa de alimentación porque protege la mucosa del tracto digestivo.

Más aún si aumentamos la cantidad de proteínas de la dieta, lo cual produce un aumento de las sustancias perjudiciales para el colon como los compuestos “N-nitroso” tal y como ha publicado la revista científica “the American Journal of Clinical Nutrition” basándose en rigurosos estudios clínicos.

Puede producir también osteoporosis si se lleva a cabo de forma repetida, descontrolada o largos periodos de tiempo.No deben seguirla  niños o adolescentes, mujeres en edad fértil, embarazadas, lactantes, ancianos o personas que padezcan o con riesgo de padecer: alteraciones hormonales, psicológicas, renales, cardíacas, óseas o hepáticas, así como en casos de antecedentes de patologías de colon y problemas de ansiedad y/o depresión.

En resumen: Si tienes prisa, estás sano, no tienes antecedentes de enfermedades y no te importa que además de algo de grasa adelgace también tu bolsillo (son dietas muy costosas),  puedes consultar con un médico experto para que valore si puedes llevar a cabo una dieta proteinada.

Dieta mediterráneo-atlántica y ejercicio
Una opción segura, saludable y eficaz a medio y largo plazo es sin duda un programa de alimentación equilibrado y personalizado acompañado de un programa de actividad física adecuado y efectivo: máximo rendimiento y mínimo esfuerzo. Una dieta mediterránea adaptada a cada persona que cumpla ciertos criterios de salud nos puede ayudar y mucho a lograr nuestros objetivos sin efecto rebote y a la vez cambiar nuestros hábitos para no volver a tener que estar a dieta cada año, mejorando a la vez nuestra salud y nivel de energía. Pero, ¿qué criterios debe cumplir?

GimnasioEntrenando en el gimnasio | Foto: agencias

1-En primer lugar el secreto de la pérdida de grasa se debe basar en alimentos, no en suplementos. Debe educar a la persona a visitar la fruterías y pescaderías, no las farmacias.

2-El secreto del éxito de estos programas de dieta mediterránea es el cambio de hábitos: para empezar el consumo de las 5 raciones de fruta y verdura diarios, que no sólo nos adelgazan, sino que también nos protegen y nutren.

3-La legumbre, un pilar de la dieta mediterránea-atlántica (lentejas, garbanzos, judías verdes, guisantes, habas, frijoles) tiene entre muchos otros beneficios un poder saciante demostrado y ayuda a perder peso si se sabe organizar bien en la dieta y cocinar sin exceso de grasa.  Las lentejas tardan suficiente tiempo en convertirse en glucosa como para ayudarnos a mantener la dieta un tiempo razonable.

4- El programa de alimentación debe establecer un porcentaje adecuado de nutrientes: ese es el secreto de la dieta y no las calorías que aporte. Las proteínas deben constituir entre el 15 y el 20 por ciento de las calorías totales, siempre que provengan de alimentos con suficiente valor biológico, es decir: que las proteínas sea “útiles”.  Optar por pescados blancos y azules, marisco de forma moderada, carnes magras como pavo, pollo o conejo, huevos camperos y lácteos desnatados es suficiente para obtener las proteínas necesarias para perder peso y satisfacer las necesidades de nuestro organismo.

Los beneficios de la frutaLos beneficios de la fruta | Foto: César Lloreda

5-Las 4-6 comidas por día recomendadas, dependiendo de la persona, deben incluir verduras frescas (ensaladas, gazpachos, verdura cruda), todos los días para garantizar que no se pierdan muchas vitaminas y antioxidantes con la cocción.

6-Debe incluir de forma controlada hidratos de carbono de absorción lenta: cereales, pan, pasta, arroz… pero consumidos integrales e introducidos en la dieta de forma racional según la actividad diaria de cada uno. Cada persona tiene una cantidad de pan recomendada.

7-Hoy en día la mejor opción de entrenamiento rápido, divertido y eficaz es un programa metabólico de fuerza y resistencia, que se adapte a cada persona: desde un niño hasta un anciano puede hacerlo. Que ayude a quemar calorías en forma de grasa tanto durante el ejercicio como después, que active el metabolismo para no recuperar ni un solo gramo de grasa perdido.

8-La dieta se debe adaptar al entorno y ambiente de la persona: tanto en la familia, como en el trabajo y también en momentos de ocio.

9-Debe seguir un control médico para que a la vez que la persona pierda peso, gane salud, porque con deporte y dieta mediterránea se pueden mejorar los niveles de colesterol, triglicéridos, resistencia a la insulina, vitaminas, minerales como el hierro, glóbulos rojos y defensas, niveles de omega 3 en sangre, ácido úrico, transaminasas, presión arterial y una larga lista de parámetros que deben medirse según se van perdiendo kilogramos de grasa. Cada 10 kg es necesario realizar una analítica de sangre completa.

10-Una vez perdido el peso es muy importante haber llevado a cabo un cambio de hábitos de nutrición, ejercicio y estilo de vida (horas de sueño, disminución de los niveles de estrés, comer despacio…). Y para ello no hay nada mejor que una buena motivación: el coaching nutricional y deportivo, porque como siempre os recuerdo:“Sois lo que coméis y sois lo que entrenáis".

 

Compartir en:
Imagen del Blog
Javier Martínez

Javier Martínez López es Licenciado en Ciencia y Tecnología de los Alimentos y especialista en nutrición clínica y deportiva, además de entrenador personal, y autor del blog Conmigo, pan y cebolla. Resolverá algunas de vuestras dudas sobre las dietas de cara al verano en el blog A dieta.

Todos los Blogs de Antena3.com

Suscríbete a este blog.

Buscar Posts en este Blog
PUBLICIDAD
Borrar modulo y cambiarlo por Tu Clip. TITULO: Consultorio sobre dietas, con Javier Martínez

Otros blogs

Estos Blogs son abiertos y públicos. Te rogamos que leas nuestras Normas de conducta y te informamos de que los mensajes no son revisados por Antena 3 antes de su publicación, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad sobre su contenido.
Cerrar ventana
Cerrar ventana